Cuando buscamos contratar un seguro para nuestro coche en la mayoría de las ocasiones nos decantamos por un seguro a todo riesgo, si el coche es nuevo o seminuevo, o por un seguro a terceros si el coche es más antiguo. Pero pocas veces se tiene en cuenta la opción de un seguro a todo riesgo con franquicia, que es una muy buena opción si queremos abaratar el coste de nuestro seguro.

¿Qué significa que el seguro de coche tiene franquicia?

En los seguros de coche a todo riesgo sin franquicia pagaremos una prima anual y en ella ya están incluidas todas las indemnizaciones contempladas en la póliza desde el primer euro. Es decir, la compañía aseguradora asumirá el coste completo de la indemnización por los daños propios del vehículo. Sin embargo, en el caso de los seguros de coche con franquicia, el tomador del seguro, a cambio de una reducción en la prima anual, asumirá cierta cantidad de dinero inicial en el caso de daños propios del vehículo asegurado.

Por ejemplo, imaginemos que hemos contratado un seguro de coche con una franquicia de 200€. Si tenemos un siniestro con nuestro coche, siendo nosotros culpables, y el arreglo del mismo asciende a 1.000€, nosotros tendremos que asumir los primeros 200€ y los 800€ restantes los asumirá la compañía de seguros.

Puesto que al contratar un seguro con franquicia estamos asumiendo más riesgo, el coste anual del seguro se verá reducido en un porcentaje que será proporcional a la cuantía de la franquicia, es decir, a mayor franquicia menos nos costará la póliza anual de nuestro seguro.

En este tipo de seguros sólo tendremos que abonar la franquicia si somos los culpables del siniestro.

Seguros Martínez y Cutillas

¿Qué coberturas tiene un seguro de coche con franquicia?

Esta es una de las preguntas más usuales que nos hacemos cuando valoramos contratar un seguro con franquicia. Hay que decir que los seguros de coche con franquicia pueden tener exactamente las mismas coberturas que un seguro de coche a todo riesgo. La única diferencia está en el precio y en la forma de abonar las indemnizaciones, como hemos dicho antes. Los seguros con franquicias, al igual que cualquier otro seguro tienen la cobertura de responsabilidad civil obligatoria con la que quedan cubiertos los daños a terceros en caso de un siniestro del que seamos culpables. Tenemos que saber que esta cobertura es obligatoria para cualquier vehículo a motor.

Normalmente en los seguros de automóvil con franquicia también disponemos de otras coberturas al igual que cualquier todo riesgo sin franquicia:

– Cobertura de Lunas: estarán cubiertos los daños sufridos en el parabrisas delantero, ventanillas laterales y luna trasera. Tendremos cubierta la reparación o sustitución de las lunas en caso de rotura total o parcial por causas ajenas a nosotros (vandalismo, impacto de piedra en carretera, efectos meteorológicos o accidente).

– Robo: si por desgracia nos robasen nuestro coche también obtendríamos una indemnización por parte de la compañía. Aquí la indemnización va a depender de la antigüedad del coche y tendremos que fijarnos en lo que nos dicen las condiciones particulares de nuestra póliza.

– Daños por incendio: también están cubiertos tanto si el origen del incendio está dentro como fuera del vehículo. También en caso de explosión o caída de rayo. Tendremos que leer lo que dice nuestra póliza en cuanto a si la indemnización es por el “valor venal” o el “valor nuevo” de nuestro vehículo.

– A parte de estas tres coberturas básicas luego también tendremos otras coberturas adicionales como el seguro de accidentes del conductor, la defensa jurídica y reclamación de daños, la asistencia en carretera…Otra de las grandes ventajas es el trato personalizado.

¿Tengo que pagar la franquicia si no soy culpable?

En el caso de que suframos un siniestro con otro vehículo y no seamos declarados culpables del accidente es importante saber que no tendremos que abonar la franquicia para la reparación de nuestro coche puesto que el coste de la reparación lo asumirá la compañía del vehículo contrario.

Esto ocurre siempre y cuando el culpable esté identificado. Ahora bien, sí que puede suceder que no se logre identificar al culpable en el momento del accidente o que nuestra compañía de seguros esté litigando con la compañía contraria para que asuma la culpa. En estos casos, es posible que nuestra aseguradora nos proponga reparar el vehículo asumiendo nosotros en un principio la franquicia que se nos devolvería en caso de que la compañía contraria finalmente aceptase la culpabilidad.

Entonces, ¿me conviene contratar un seguro de coche con franquicia?

Pues esta es la pregunta del millón cuando nos ponemos a comparar seguros. Y la respuesta va a depender del tipo de conductor que seamos. Por lo general, los seguros con franquicia son recomendables para aquellos conductores que dan pocos partes al año o que utilizan el coche de forma ocasional por lo que es poco probable que tengan muchos siniestros.

Sin embargo si utilizamos el coche a diario, para ir a trabajar por ejemplo, no es aconsejable este tipo de seguro puesto que tenemos más probabilidades de sufrir algún percance y al final nos puede salir más caro que lo que nos hemos ahorrado en la prima anual.

Pero para tomar esta decisión, lo mejor es que acudamos a un profesional como una correduría de seguros para que, en función de nuestro perfil como conductor (historial de partes y utilización del vehículo) nos puedan aconsejar la mejor opción.

Si quieres informarte sobre las diferentes opciones de seguros de coche con franquicia puedes contactarnos aquí.

¿Quieres que te llamemos?

Déjanos tu nombre, teléfono y horario de contacto y nosotros te llamamos.

[?php if ( function_exists( ‘gtm4wp_the_gtm_tag’ ) ) { gtm4wp_the_gtm_tag(); }?]